Tipos de Sinusitis

La inflamación de los senos paranasales o sinusitis es una condición muy común a escala mundial, la cual resulta muy molesta para quien la padece, aun cuando no representa una patología mortal.

La sinusitis por lo general surge como una complicación o secuela de una gripe, un resfriado o una infección de las vías respiratorias altas. No obstante, también puede aparecer por causa de una desviación del tabique, pólipos, quistes, tumores de la vía nasal o infección dental.

Algunos de los síntomas de la sinusitis son la dificultad para respirar por vía nasal, rinitis, dolor en el rostro, dolor de cabeza, dificultad para percibir olores y sabores, sensación de presión constante, cansancio, fiebre, señales que se agravan durante la noche.

El diagnóstico de la sinusitis puede confundirse con otras condiciones, tomando en cuenta que los síntomas de la rinitis son parecidos en cuanto a la secreción nasal, lagrimeo, estornudos, taponamiento de la nariz y malestar se refiere.

tipos de sinusitis

 

Por ello, lo más acertado cuando existen estos síntomas por un tiempo prolongado es asistir al médico para que realice una valoración física y los exámenes de sangre e imagenología necesarios a fin de diagnosticar y recetar los tratamientos para la sinusitis más adecuados.

Entre las pruebas más comunes para identificar la sinusitis se encuentran los rayos X, Resonancia Nuclear Magnética (RNM) o Tomografía Axial Computarizada (TAC)  de los senos paranasales, así como pruebas de alergia y cultivos de la secreción nasal.

Aunado a ello, algunas de las opciones con las que contamos para lograr curas efectivas son los tratamientos homeopáticos o los remedios caseros para quitar la sinusitis, los cuales son de origen natural y suelen proporcionar un importante alivio de los síntomas.

Esto se origina gracias a que diversas frutas, plantas y verduras poseen propiedades curativas entre las que destacan los analgésicos, desinflamatorios, expectorantes y descongestionantes, razón por la cual han sido utilizados para tratar la sinusitis desde tiempos remotos.

Dichos remedios se usan tanto para consumir como para uso tópico. Entre estos últimos los más conocidos son la olla Neti, aceite de oliva, vaporizaciones, baños de menta y romero, así como el emoliente de rábanos, los cuales son muy efectivos para descongestionar el conducto nasal.

En relación con el tema de la sinusitis contagiosa, es importante conocer que la inflamación de los senos paranasales por obstrucción de la vía nasal no es contagiosa, pero sí algunas patologías que la preceden como el resfriado común o gripe (de origen viral) o infección de las vías respiratorias (bacteriana).

Cuando nuestro sistema inmunológico se encuentra vulnerable las defensas del cuerpo suelen disminuir y nos volvemos propensos a sufrir alguna de esas enfermedades, la cuales si no son tratadas de forma adecuada ni se consumen alimentos que refuerzan las defensas pueden resultar en sinusitis.

Bajo esta premisa, para evitar el contagio de alguna patología viral o bacteriana lo más recomendable es mantener una higiene adecuada, lavarse las manos frecuentemente, hidratarse constantemente, consumir alimentos, frutas y verduras ricos en vitaminas y minerales y hacer ejercicio.

tipos sinusitis

cronica sinusitisaguda sinusitisparanasal sinusitis
odontogena sinusitisetmoidal sinusitis
esfenoidal sinusitisfrontal sinusitis

Sinusitis Crónica

La sinusitis crónica se trata de una infección bacteriana en los senos paranasales, ocasionada por la transformación del moco acumulado en materia purulenta, la cual produce una sintomatología que se extiende por al menos 12 semanas sin respuesta a los tratamientos comunes.

Síntomas de la sinusitis crónica

Aun cuando no todas las personas presentan todos los síntomas de la sinusitis crónica, es importante observar si al menos dos o tres de estos están presentes:

  • Secreción normal y postnasal con una textura gruesa que puede ser transparente o amarillo-verdosa.
  • Taponamiento nasal.
  • Dolor en el rostro, en especial alrededor de la cavidad ocular, la frente y las mejillas.
  • Presión y dolor en los oídos.
  • Disminución de los sentidos del olfato y gusto.
  • Mal aliento.
  • Náuseas.
  • Dolor de garganta.

Esta patología suele tratarse con antibióticos como amoxicilina, levofloxacina, amoxicilina con ácido clavulánico o azitromicina, descongestionantes, mucolíticos, antialérgicos, analgésicos y antiinflamatorios, corticoides nasales y nebulizaciones. Aunado a ello, se realiza el lavado nasal y vaporizaciones.

Sin embargo, en algunas ocasiones los síntomas no ceden con la administración de dichos medicamentos, por lo que se hace necesaria una intervención quirúrgica poco invasiva para extraer el moco infectado y así garantizar el buen estado del conducto nasal.

Procedimientos para la operación de la sinusitis crónica

  • Endoscopio
  • Extensión
  • Operación Caldwell-Luc

 Sinusitis Aguda

La sinusitis aguda es la contaminación bacteriana de los senos paranasales, ya sean frontales, etmoidales, esfenoidales o maxilar, la cual se genera como secuela de la acumulación de moco por una obstrucción nasal que impide su drenaje.

Aunado a ello, cuando se reduce el número de los pelitos que cubren el tejido interno de la nariz, las bacterias pueden ingresar con mayor facilidad, ocasionando un cambio en la densidad del moco, el cual no puede expulsarse con normalidad y se infecta, dando origen a la sinusitis aguda.

Esta patología surge como consecuencia de un resfriado común, una gripe o una infección de las vías respiratorias altas, razón por la cual aquellas personas con depresión inmunológica como los pacientes con VIH y los diabéticos tienen mayor propensión a su desarrollo.

Síntomas de la sinusitis aguda

Los síntomas de la sinusitis aguda se presentan como un resfriado muy intenso o una infección constante de las vías respiratorias altas. No obstante, también pueden presentarse otras señales que aparecen a partir del séptimo día de congestión, tales como:

  • Presión detrás de la cavidad ocular
  • Dolor de cabeza
  • Presión auditiva
  • Dificultad para respirar por vía nasal
  • Dificultad para percibir olores y sabores
  • Dolor en el rostro, sensible a la palpación
  • Cansancio
  • Ronquidos al dormir
  • Secreción nasal que puede ser clara, espesa o verdosa
  • Aumento de la temperatura corporal

Toda esta sintomatología suele empeorar durante la noche, razón por la cual provoca dificultad para conciliar el sueño, malestar y fatiga.

Aquellas personas con más factores de riesgo a desarrollar una sinusitis aguda son las que padecen asma, pólipos nasales, desviación del tabique, alergia a la aspirina, fibrosis quística, SIDA, rinitis alérgica, así como aquellos que se exponen a humo o gases frecuentemente, en especial durante el trabajo.

Sinusitis Frontal

La sinusitis frontal es una patología caracterizada por la hinchazón de los senos paranasales frontales, ubicados a la altura del hueso frontal del cráneo, razón por la cual suele afectar la zona interna de la frente, así como parte de la cuenca ocular y las cejas.

Este tipo de sinusitis es poco frecuente; no obstante, puede manifestarse tanto en bebés, niños o adultos, en especial aquellos con más factores de riesgo.

Síntomas de la sinusitis frontal

  • Dificultad para respirar por vía nasal
  • Dolor constante en el rostro, especialmente a la altura de la frente
  • Secreción nasal que en algunas ocasiones se torna verdosa
  • Dificultad para percibir olores o sabores
  • Dolor de cabeza
  • Presión detrás de la cavidad ocular
  • Cansancio
  • Ronquidos al dormir
  • Aumento de la temperatura corporal

Todos estos síntomas se acentúan en horas de la noche o cuando la persona se expone a ambientes en los que la temperatura es muy templada.

tipos-de-sinusitis

Sinusitis Maxilar

La sinusitis maxilar se trata de la inflamación del seno paranasal maxilar, el cual está ubicado a la altura de la superficie nasal y es el que tiene mayor capacidad de almacenamiento (15ml).

En vista de que los tejidos del seno paranasal maxilar se hinchan se dificulta el ingreso del aire al respirar, además de imposibilitar la expulsión de la secreción por la nariz, lo que produce un efecto de taponamiento muy desagradable, el cual se acrecienta durante la noche.

Esta patología puede ser causada como secuela de gripes o infecciones respiratorias, aunque también puede originarse por problemas en las raíces de algunos dientes de la mandíbula superior.

Síntomas de la sinusitis maxilar

La sinusitis maxilar suele manifestarse a través de diversos síntomas. Aun cuando no todos los pacientes manifiestan todas estas señales es importante estar atento si al menos dos o tres son frecuentes.

La sintomatología que caracteriza la sinusitis maxilar es:

  • Dificultad para respirar por vía nasal
  • Dificultad para percibir olores o sabores
  • Ronquidos al dormir
  • Secreción nasal
  • Presión en el rostro, sensible a la palpitación
  • Dolor de cabeza
  • Sensación de presión auditiva
  • Malestar general provocado por la falta de descanso durante la noche
  • En los casos más avanzados se presenta aumento de la temperatura corporal

Todos estos síntomas empeoran durante la noche, como consecuencia de la disminución de la temperatura en el ambiente, por lo que se recomienda utilizar frazadas y vestuario abrigador, así como un humificador que mantenga la humedad en la habitación.

Sinusitis Fúngica

Se refiere a la inflamación de los senos paranasales provocada por la presencia de hongos. Es una especia de sinusitis crónica que por lo general se presenta en niños,  jóvenes y adultos con antecedentes alérgicos recurrentes.

La sinusitis fúngica es bastante inusual. Sus síntomas dependen en gran medida de la historia clínica de la persona, el nivel de agresividad del hongo y el ambiente en el que se desenvuelve normalmente el paciente, tanto en el área laboral como personal.

Este tipo de sinusitis es provocada por agentes que se encuentran normalmente en el ambiente y el suelo, perturbando a los individuos que suelen padecer alergias frecuentemente o aquellos con hipersensibilidad a un hongo como tal.

Esta condición puede presentarse tanto en los senos paranasales frontales, maxilares, etmoidales como en los esfenoidales. Incluso se han registrado casos en los que se inflaman todos los senos.

Las personas con alteraciones del nivel de glucosa en la sangre o los diabéticos, así como los deprimidos en su sistema inmunológico suelen correr más riesgo de desarrollar una sinusitis fúngica, razón por la cual su cuidado personal y del entorno en el que se desenvuelven es mucho mayor.

Tipos de sinusitis fúngica

  • No invasiva: Surge como consecuencia del acopio de moco por la dificultad para eliminarlo de manera natural. Es no invasiva en vista de que el hongo que la provoca se instala solamente en el moco o secreción, sin penetrar el tejido óseo o la mucosa adyacente.
  • Invasiva: Es cuando el microorganismo se instala en el en el moco, en los tejidos del seno paranasal, así como en el hueso nasal, afectándolo severamente.

Este tipo de sinusitis fúngica es muy delicado, tomando en cuenta que cuando se complica suele dañar el tejido de la nariz, el hueso y llegar incluso a la corteza cerebral y la cavidad ocular.

Esta patología suele ser mortal en un alto porcentaje de los casos cuando no se trata de forma adecuada. Por lo general tiende a desarrollarse de forma muy lenta y progresiva, especialmente en aquellas personas inmunodeprimidas como los que padecen VIH o SIDA.

Síntomas de la sinusitis fúngica no invasiva

Entre los síntomas a través de los cuales se manifiesta la sinusitis fúngica no invasiva se encuentran:

  • Obstrucción nasal
  • Sensación de presión sin dolor
  • Inflamación esporádica
  • Secreción nasal amarilla-verdosa muy espesa
  • Algunas veces se manifiesta por eventos de sinusitis bacteriana
  • Tratamiento antibiótico sin efecto

Síntomas de la sinusitis fúngica invasiva

Las señales de la sinusitis fúngica invasiva son iguales a la no invasiva, más otros síntomas como:

  • Tuberculosis
  • Rinoescleroma
  • Granulomatosis de Wegener
  • Ojeras
  • Mucormicosis o granuloma letal de la línea ½
  • Neoplasias
  • Sinusitis crónica con osteomielitis
  • Rinitis atrófica

 Sinusitis Odontógena

La sinusitis odontógena se trata de la inflamación del seno paranasal maxilar, ubicado a los lados de la nariz muy próximo a los dientes molares y premolares superiores.

Dicha hinchazón se produce como secuela del crecimiento o desviación de las raíces de dichos dientes hacia la parte interior del seno, en vista de que la base de ambas piezas dentales colinda con la parte inferior de éste.

Cuando se produce el deslizamiento de los dientes hacia el seno maxilar produce una obstrucción que causa la acumulación de la secreción, la cual se infecta dando origen a la sinusitis odontógena.

Los microbios que provocan la sinusitis odontógena son aeróbias y anaeróbias, con mayor preeminencia de estas últimas, las cuales son: Peptostreptococcus, Fusobacterium, Prevotella y Porphyromonas.

Aunado a ello, algunas infecciones bucales como la gingivitis o periodontitis también conllevan al desarrollo de esta patología.

Esta condición es poco usual, pues se presenta solamente entre un 5% y 10% de las personas que padecen sinusitis.

Causas de la sinusitis odontógena

La sinusitis odontógena puede surgir por diversas razones de naturaleza dental, entre las que se encuentran:

  • Desplazamiento de diente en el seno maxilar
  • Presencia de dientes ectópicos
  • Infección periapical crónica
  • Lesión periodontal
  • Complicaciones por caries extendida
  • Perforación del tejido paranasal maxilar durante extracciones dentales
  • Quistes odontogénicos
  • Complicación por procedimientos quirúrgicos odontológicos en los que quedan fragmentos de raíces dentales u otros cuerpos extraños
  • Dificultades ocasionadas como consecuencia de la colocación de implantes dentales

Síntomas de la sinusitis odontógena

En casi todos los casos de pacientes con sinusitis odontógena se presenta dolor dental e infecciones respiratorias; además también pueden presentar:

  • Dificultad para respirar
  • Pérdida de olfato y gusto
  • Halitosis
  • Aumento de la temperatura corporal
  • Tos, especialmente durante la noche
  • Secreción nasal abundante, la cual puede ser transparente, amarilla o verdosa.
  • Dolor en el rostro, a los lados de la nariz.
  • Cefalea
  • Alteración del sonido nasal

Tratamiento de la sinusitis odontógena

Para tratar la sinusitis odontógena es preciso tener un diagnóstico fehaciente, tomando en cuenta que lo principal es tratar la lesión dental que origina el malestar para deshinchar el seno paranasal maxilar y así aliviar su sintomatología.

No obstante, esta patología requiere ser tratada de manera simultánea entre un otorrinolaringólogo y un odontólogo, encargados de hacer los procedimientos apropiados para solucionar de forma rápida y efectiva la sinusitis odontógena, garantizando que no vuelva a generarse la molestia.

En los casos en que esta patología es causada por el desvío de una raíz hacia el seno paranasal maxilar el odontólogo por lo general realiza un procedimiento quirúrgico para removerla y liberar la presión, cerrando la conexión entre la pieza dental y el seno.

Esta patología requiere del trabajo conjunto entre un otorrinolaringólogo y un odontólogo, quienes realizan los procedimientos necesarios para lograr una solución efectiva que garantice al paciente que no volverá a presentarse la molestia.

Aunado a ello, normalmente se administra una serie de medicamentos analgésicos, antinflamatorios y antibióticos, con el objetivo de disminuir el dolor, la inflamación y atacar las bacterias que provocan la infección.

En el tratamiento antibiótico los fármacos que más se utilizan para tratar la sinusitis odontógena son la ampicilina, la levofloxacina, la amoxicilina simple  o amoxicilina con ácido clavulánico.

Aunado a ello, también recomiendan utilizar descongestionantes y lavados nasales, los cuales representan un alivio muy efectivo de los síntomas; no obstante es importante usarlos con mesura para evitar una complicación nueva.

Todos los pacientes que han padecido una sinusitis odontógena deben asistir regularmente al odontólogo a fin de hacer seguimiento a la evolución del tratamiento y resultados de la intervención, manteniendo siempre una higiene bucal adecuada.

Ante cualquier problema de salud o en caso de necesitar consejo, debes acudir a un profesional médico. La información de este blog es complementaria y no debe ser tomada como asesoramiento profesional.

Fuentes:

Tipos de Sinusitis
5 (100%) 6 votes