Sinusitis Recurrente

La sinusitis no solamente se contagia entre los adultos y las mujeres embarazadas sino también en los infantes, puede ser ocasionada por algún resfriado, tengan el tabique desviado, sufran de pólipos nasales o mantengan alguna obstrucción en los senos paranasales (*) que ocasionan su inflamación y malestar.

Por lo general, la sinusitis en los niños es muy común ya que se contagian de gripe con rapidez, pues estornudan y aún no saben limpiarse bien la nariz. Sin embargo, en ellos es mucho más fácil combatir los síntomas, pues gozan de un sistema inmunológico fuerte en comparación al de un adulto mayor.

Ocasionalmente, no es necesario acudir al pediatra para que le aplique tratamiento, pero existen condiciones de riesgo cuando el pequeño tiene alguna enfermedad alérgica, inmunológica, reflujo, problemas nasales, etc., y los padres deben estar más pendientes de su salud.

En este sentido, la madre debe reconocer parte de los síntomas de esta afección ya que puede convertirse en aguda, si las molestias  se mantienen por más de 14 días,  sub-aguda cuando dura entre 4 y 8 semanas. Además, la sinusitis crónica (aprende más) que se mantiene por más de 9 semanas.

Cuando el pequeño presenta sinusitis crónica  puede sufrir varios episodios de infección en menos de un año, ya que  se incrementa la acumulación de mucosidad afectando su drenaje, lo que origina mayor obstaculización  y provoca dificultad al respirar, lo que obliga al niño a aspirar y exhalar por la boca.

Además,  produce resequedad de la boca, fatiga e interrupción del sueño. Por otro lado, se percibe inflamación en el contorno de los ojos y al palpar la zona experimenta dolor, lo que ocasiona que el niño se vuelva irritable y pueda convertirse en una ardua tarea calmarlo mientras el tratamiento médico alivia los síntomas (Llévame).

Te puede Interesar:  Sinusitis y Congestión Nasal

sinusitis recurrente

Si quieres solucionar tu problema con la sinusitis, te invito a que leas mi historia y del libro pdf que me cambió la vida

Diagnóstico y Tratamiento de una Sinusitis Recurrente

Cuando el niño es diagnosticado el médico confirma por lo menos dos de las cuatro señales de la sinusitis crónica siendo las principales:

  • Rinorrea o exceso de mucosidad gruesa e incolora o drenaje retronsal (vaciado de moco por la parte posterior de la garganta – esputo).
  • Congestión u obturación nasal que causa disnea o sensación de falta de aire al respirar por la nariz.
  • Sensibilidad, inflamación y dolor en el hueso de los pómulos, alrededor de los ojos, tabique nasal y la frente.
  • Pérdida o disminución del olfato y gusto, así como tos.

También se puede tener dolor de oídos, la tos es persistente por las noches, puede haber dolor de garganta y náuseas. En la sinusitis crónica los síntomas (1) son más prolongados por lo que causan más agotamiento y en los pequeños varían según la edad.

En este sentido,  mientras más jóvenes son pueden sufrir de resfríos, congestión nasal y fiebre, la cual puede repetirle entre 5 a 7 días y provocarles dolores de cabeza cuando tienen más de 5 años. Si el bebé no llega a los dos años se tiende a confundir con la rinofaringitis.

Esta última bacteria se contagia muy frecuentemente en las guarderías, ya que hay mucho contacto con otros infantes que pueden tenerla y sus síntomas son muy parecidos a la sinusitis pues ocasiona fiebre, exceso de mucosidad, constantes lagrimeos, tos nocturna, hinchazón de los ojos, y pérdida del apetito.

Por otro lado, hay otra cantidad de microorganismos bacterianos que también pueden ocasionar la sinusitis en los niños como lo son streptococcus pneumonia (neumococo), haemophilus influenzae y moraxella catarrhalis, razón por la cual los pediatras aconsejan vacunarlos a partir de los 2 meses contra estas bacterias.

Te puede Interesar:  Causas de la Rinitis

Consecuencias de la Sinusitis si es muy Recurrente

Dentro de las implicaciones que conlleva desatender los indicios que sugieren que se padece de sinusitis, sobre todo si se trata de niños o bebés, hay que considerar lo males mayores que puede acarrear, pues es bastante probable que puedan padecer de otro tipo de contagios como:

  • Meningitis: enfermedad infecciosa originada por virus o bacterias presentes en la nariz y garganta de personas sanas que son portadores y contagian a otras. Si el pequeño es afectado  se le inflama la membrana que bordea el cerebro (denominada meninges) y la médula espinal.
  • Cuando la infección afecta solo las meninges estamos en presencia de una meningitis, pero si las bacterias se diseminan por la sangre se le denomina sepsis meningocócica, que dejan graves secuelas, razón por la cual es imprescindible la protección del bebé mediante la vacunación.
  • Abscesos cerebrales: acumulación de pus en el cerebro por causa de infecciones.
  • Osteomielitis: infección del hueso y médula ósea originada por bacterias.
  • Infecciones cutáneas alrededor del ojo, si esta infección se disemina por su cuenca ocular puede causar una visión disminuida y hasta ceguera.

Prevención y Recomendación 

Para que el pequeño pueda combatir esta infección que está en grado crónico, es necesario que lo vea un especialista para que le haga el diagnóstico pertinente, determine qué tipo de caso y le ofrezca el tratamiento, el cual puede ser antibióticos, acetaminofén, descongestionantes nasal y humidificador.

Cuando el otorrinolaringólogo observa que el tratamiento no está dando los resultados esperados, puede recurrir a la extirpación del adenoides o a la cirugía endoscópica de los senos paranasales, ambos procedimientos se pueden realizar por endoscopía que son métodos modernos muy seguros.

Para el caso de los infantes esta solución sería la más óptima a partir de los dos años, cuando ya los huesos están consolidados y para evitar que ocurran otro tipo de complicaciones como posibles hematomas internas, traumatismos o alguna deformación que pueda ocurrir.

Te puede Interesar:  Dolor de Muelas por la Sinusitits

Por consiguiente,  es mejor tomar  prevención de la sinusitis para evitar que se incrementen los factores de riesgo de contraer cualquier tipo de infecciones respiratorias. Una de las recomendaciones es tratar de evitar la gripe y los resfriados proporcionando a los niños una sana alimentación.

Ésta debe incluir frutas, verduras y hortalizas ricas en antioxidantes, vitamina C y oligoelementos necesarios para los procesos metabólicos, el crecimiento y para reforzar el sistema inmunológico.

Otras sugerencias para la prevención de la sinusitis son:

  • Mantener la humedad del cuerpo y de las vías respiratorias a través de la ingesta de líquidos, especialmente agua, complementar con el uso de humidificador en la habitación del niño.
  • Atender con prontitud y eficazmente los episodios de alergia para que no desencadenen en sinusitis.
  • Colocar gotas descongestionantes según sea el caso.
  • Evitar ambientes contaminados
  • Evitar el humo de cigarro, pues tiene incidencia a nivel pulmonar, favorece la aparición de virus, gérmenes, bacterias e inflamación de los senos paranasales.

Por último, es importante la vacunación por eso participa al médico la posibilidad de vacunarlo contra la gripe. Si tu hijo está en la guardería procura que los cuidadores tomen las medidas higiénicas adecuadas para  evitar la transmisión de esta y otras enfermedades, evita que se estresen y mantengan sus manos limpias.

Si quieres solucionar tu problema con la sinusitis, te invito a que leas mi historia y del libro libre de sinusitis que me cambió la vida

Sinusitis Recurrente
5 (100%) 2 votes

Deja un comentario