Rinitis Alérgica

La rinitis alérgica se refiere a la hinchazón de las capas internas de la nariz que ocurre como secuela de la hipersensibilidad a un patógeno del ambiente, algún medicamento o alimento.

En vista de que ambas patologías producen una sintomatología parecida suele confundirse el diagnóstico, razón por la cual es necesario identificar bien las señales y realizar todas las pruebas médicas que sean necesarias para identificar realmente qué es lo que ocurre.

rinitis alergica

Causas de la rinitis alérgica

Las causas de la rinitis puede variar, sin embargo, la razón más común de esta condición es la inhalación de un algún componente ambiental al cual el cuerpo reacciona rápidamente como el polvo o la caspa de algunos animales.

El consumo de algún medicamento o alimento al que somos alérgicos también puede desarrollar este tipo de infección, la cual suele ceder luego de la aplicación de un tratamiento y el cuidado en casa.

También existe la denominada “fiebre del heno”, la cual se presenta durante una temporada específica del año en vista de que se manifiesta como consecuencia de una reacción al polen de algunas plantas. También se le conoce como alergia estacional. Algunas veces se puede presentar rinitis en el embarazo de forma esporádica.

Clasificación

Tomando en cuenta la fuerza con la que se manifiestan estos síntomas la rinitis alérgica puede ser:

  • Leve: Es cuando las señales no afectan las a la persona en la ejecución de sus labores diarias.
  • Moderada a grave: cuando las molestias afectan los quehaceres del paciente, afectando hasta el sueño de éste.

Dependiendo de la periodicidad con la que se presenta, la rinitis alérgica se clasifica en:

  • Intermitentes: Cuando la sintomatología dura menos de cuatro días a la semana o menos de cuatro semanas al año.
  • Persistentes: Cuando los síntomas se presentan durante más de cuatro días a la semana y hasta más de cuatro semanas al año.
Te puede Interesar:  Sinusitis en Bebés

Síntomas

  • Al igual que la sinusitis alérgica, la rinitis alérgica suele manifestarse con abundante mucosidad y taponeo nasal.
  • La secreción nasal de la rinitis es transparente y profusa, por lo que usualmente causa cierto carraspeo y tos en el paciente.
  • El taponamiento de la nariz hace que las personas respiren por la boca y ronquen durante las horas de sueño.
  • Hormigueo constante y fastidioso en la nariz.
  • Dolor de cabeza en algunos casos.
  • Debido al taponamiento nasal se pierde el olfato, afectando también el gusto.
  • Picor de oídos y paladar.

Diagnóstico de la rinitis alérgica

La sintomatología presentada por el paciente es la base fundamental para que un especialista de la salud diagnostique una rinitis. Para identificar lo que causa la alergia en algunas ocasiones se realiza una prueba de sangre o de piel.

Pocas personas asisten a consulta médica por rinitis, exceptuando los casos en que la sintomatología se hace muy frecuente y molesta o cuando no hay reacción positiva frente algún tratamiento aplicado.

Es relevante destacar que una rinitis alérgica grave puede presentar algunas complicaciones como sinusitis, otitis, pólipos, hipertrofia de cornetes y deformación de la boca.

Tratamiento recomendable y eficaz

La rinitis alérgica generalmente se trata con fármacos cuando los síntomas aumentan de intensidad. Principalmente se aplican antihistamínicos.

También suelen utilizarse descongestionantes nasales en aerosol, los cuales ayudan a destapar las fosas nasales. Sin embargo este medicamento no puede aplicarse junto con el antialérgico ni aplicarse por más de tres días continuos.

No obstante, es importante determinar la causa de la alergia, para así poder asignar un tratamiento que permita al cuerpo tolerar el agente sin hacer reacción alguna. También te pueden a combatir los síntomas de la rinitis los remedios caseros para la sinusitis por sus síntomas parecidos.

Te puede Interesar:  Dolor de Muelas por la Sinusitits

Prevención de la rinitis alérgica

Para reducir los factores desencadenantes de una rinitis alérgica es necesario desarrollar algunos hábitos sencillos que pueden ayudar a mejorar la condición de un paciente, entre los que destacan:

  • Eliminar cuanto pueda el polvo en el hogar y sitio de trabajo.
  • Evitar el contacto con el polen de las plantas.
  • Evadir el contacto con animales (siempre que sea alérgico a ellos).
  • Eliminar el moho en ambientes internos y externos de la casa.

Remedios caseros para la rinitis alérgica

Los remedios caseros dependerán de tus alérgenos. Si tiene alergias estacionales o al polen, puedes intentar usar un acondicionador de aire en lugar de abrir las ventanas. Si es posible, agregue un filtro diseñado para las alergias.

El uso de un deshumidificador o un filtro de partículas de aire de alta eficiencia (HEPA) puede ayudarlo a controlar sus alergias mientras se encuentra en interiores. Si es alérgico a los ácaros del polvo, lave sus sábanas y cojines con agua caliente que esté por encima de los 54.4 ° C. También puede ayudar agregar un filtro HEPA a su aspiradora y aspirar semanalmente. Limitar la alfombra en su hogar también puede ser útil.

Medicina alternativa y complementaria.

Debido a las preocupaciones sobre los posibles efectos secundarios, más personas con alergias están buscando formas de abordar los síntomas de la fiebre del heno “naturalmente”. Sin embargo, es importante recordar que cualquier medicamento puede tener efectos secundarios, incluso si se considera natural. Aparte de los remedios caseros, las opciones también pueden incluir medicina alternativa y complementaria. La desventaja de estos tratamientos puede ser que hay poca evidencia que demuestre que son seguros o efectivos. La dosificación correcta también puede ser difícil de determinar o lograr.

Según el Centro Nacional para la Salud Complementaria e Integrativa (NCCIH) , algunos de los siguientes tratamientos pueden ser útiles para controlar las alergias estacionales, pero aún se necesita más investigación. Hable con su médico antes de intentar cualquiera de los siguientes.

  • Acupuntura
  • Irrigación salina nasal
  • miel (elegir variedades crudas, orgánicas)
  • probióticos

Si bien estos tratamientos alternativos se derivan de plantas y otras sustancias naturales, posiblemente puedan interactuar con los medicamentos, así como causar reacciones. Intente esto con precaución y consulte a su médico antes de usarlo.

Ante cualquier problema de salud o en caso de necesitar consejo, debes acudir a un profesional médico. La información de este blog es complementaria y no debe ser tomada como asesoramiento profesional.

Fuentes:


Deja un comentario