Sinusitis y Congestión Nasal

La congestión nasal es uno de los indicios habituales en las enfermedades de las vías respiratorias altas, la cual se origina por la acumulación de moco en las fosas nasales, impidiendo la respiración normal.

La irritación de los tejidos que recubren la nariz cuando se presenta una gripe, un resfriado, sinusitis, rinitis, alergias, entre otras patologías, abre paso a la congestión nasal, la cual es el síntoma más molesto para los pacientes.

Eliminar la congestión nasal es posible gracias a la aplicación de algunos tratamientos farmacológicos combinados con estrategias naturales que ayudan a desinflamar y destapar los conductos nasales, lo cual conlleva a un rápido alivio.

congestion nasal

Tratamientos farmacológicos para descongestionar la nariz

 Dentro de los medicamentos más comunes para tratar la congestión nasal se encuentran:

  • Descongestionantes nasales: Se encuentran en tabletas y en aerosoles nasales. Administrar este fármaco ayuda a desinflamar las paredes internas de la nariz, causando un alivio inmedianto. El uso de este medicamento es delicado, pues debe usarse por un máximo de tres días; de lo contrario produce un aumento de la congestión como “efecto rebote”.
  • Antihistamínicos: Son medicamentos que se encuentran en tabletas, rociadores nasales o jarabes, los cuales se utilizan para contrarrestar la congestión nasal provocada por algún agente alérgeno al que reacciona el paciente. Los antihistamínicos más comunes para este caso son: Cetirizina, Difenhidramina y Loratadina.
  • Rociadores nasales con esteroides: Estos fármacos son utilizados para desinflamar los tejidos internos de la nariz. Su efecto no es inmediato pero arrojan buenos resultados al aplicarlos correctamente. Los más comunes son: Triamcinolona y Fluticasona.

Tratamientos caseros para la nariz obstruida

 La congestión nasal es una condición que suele presentarse tanto en niños como en adultos, la cual puede  aliviarse con la aplicación de algunos remedios caseros como complemento de los medicamentos. Entre ellos destacan:

Te puede Interesar:  Dolor de Ojos por la Sinusitis
  • Aerosol de agua salina: Se prepara una cucharadita de sal en una taza de agua tibia; se vierte la preparación en un recipiente tipo pera o aerosol nasal. Luego se aplica lentamente en cada fosa, dejando salir el líquido. Este procedimiento se puede realizar dos o tres veces al día. Su uso es muy beneficioso por las propiedades desinflamatorias y antisépticas de la sal.
  • Vaporizaciones: Puedes utilizar el vapor que sale del agua de la ducha, inhalando por la nariz y exhalando por la boca mientras te aplicas el baño diario (preferiblemente en la mañana). Luego suenas tu nariz con naturalidad para despejarla del moco acumulado.  También puedes usar una olla de agua hirviente para hacer las vaporizaciones. Para ello debes colocar una toalla sobre tu cabeza y acercar el rostro a unos 30 centímetros del recipiente, inhalando el vapor por la nariz y exhalando por la boca. Esto se hace en un lapso aproximado de diez minutos. Si deseas utiliza hojas de hierbas en el agua como menta y eucalipto.
  • Compresa de agua tibia: Colocar una compresa de agua tibia en la frente y la nariz mientras estás acostado, dejando libre las fosas nasales. Repetir en varias ocasiones cuando el paño comienza a ponerse frío. Esto ayudará a desinflamar paulatinamente los tejidos que recubren las paredes internas de la fosa nasal.
  • Gel mentolado: Aplicar un poco de gel mentolado ayuda a aliviar los síntomas de la congestión, especialmente durante la noche. Para ello, se aplica en el cuello y garganta antes de acostarse… También se puede usar un poco de aceite de menta en la nariz. El efecto mentolado suele ayudar a respirar mejor y así lograr el descanso deseado.
  • Tiras adhesivas: Se usan sobre el puente de la nariz para ayudar a ampliar el espacio de las fosas nasales y así respirar mejor durante las horas de sueño.
  • Elevar la cabeza: Normalmente cuando hay congestión nasal suele afectar la respiración mientras se reposa en posición horizontal. Para evitarlo lo más recomendable es mantener la cabeza lo más elevada posible en posición vertical, con ayuda de tu almohada.
  • Masajes: Utiliza aceite de oliva para masajear el puente de la nariz y sus alrededores. También puedes aplicar dichos masajes durante el baño, utilizando el jabón. Esta técnica permite disolver y aflojar la secreción para eliminarla de forma natural posteriormente. Una vez culminado el masaje suena tu nariz sin esfuerzo.
Te puede Interesar:  Consecuencias de la Sinusitis
Sinusitis y Congestión Nasal
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario